Alimentos

Platillos tradicionales de España

Los platillos españoles son famosos en todo el mundo. Aquí te presentamos algunos de los mejores exponentes.

Pan con tomate

Más que una comida es un acompañamiento esencial. El pan con tomate es un elemento básico de la dieta catalana. Consiste simplemente en pan untado con tomate, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.

Su buen sabor depende totalmente de la calidad de los ingredientes utilizados: un auténtico pan de coca, frotado con un tomaquèt de penjar, cubierto con aceite de oliva virgen y una pizca de sal, da los mejores resultados.

¡Este uno de los platillos imperdibles en tu viaje a Cataluña!

Obtén los Alsea cupones y adquiere tus platillos favoritos desde la comodidad de tu hogar; forma parte de un programa de lealtad y sigue sumando grandes beneficios todo el año.

Pan con tomate platillos de españa

Paella

Se dice que se originó en las orillas de un lago en la región de Valencia, la paella es uno de los platillos más famosos de España.

Su nombre hace referencia literalmente al plato en el que se prepara: una sartén grande pero poco profunda.

Se dice que las primeras versiones del platillo incluían campañol de agua y caracoles.

No te desanimes por el arroz ligeramente quemado que aparece alrededor de los bordes del plato: se llama socarrat y es considerado por muchos como la mejor parte.

Tortilla de patatas

La humilde tortilla de patatas es uno de los alimentos básicos de la dieta española y esto parece ser cierto independientemente de la región. Esto es todo un logro en un país con divisiones culinarias regionales tan fuertes.

No obstante, este es uno de los platillos más controvertidos, ya que existe un debate generalizado sobre si se debe preparar con o sin cebolla.

Independientemente de si contiene allium o no, el mejor tipo de tortilla es gruesa y húmeda, casi cruda en su corazón.

Muchas personas prefieren este platillo en el desayuno, pero tú puedes comerlo a la hora que sea si así lo prefieres.

Jamón ibérico

Tanto un ingrediente común en muchos platillos españoles como capaz de mantenerse firme en cualquier menú, el jamón ibérico es la carne curada más noble de España.

La mejor variedad, el jamón ibérico de bellota, se prepara con cerdos especialmente criados, alimentados con bellotas en las últimas etapas de su vida para dar a la carne un sabor a nuez distintivo.

Las patas traseras se salan y se secan al aire durante al menos 36 meses. La grasa juega un papel importante en el sabor de la carne y siempre debe saborearse.